fbpx

Personas que no llegan a las Olimpiadas ni alcanzan sus objetivos.

Mira, a la gente le gusta creer en la solución fácil.

 

Operaciones.

 

Dinero de una app.

 

La bolsa.

 

Adelgazar con una píldora.

 

Magia.

 

Es porque estamos obsesionados con los resultados, cuando deberíamos de estar obsesionados con el proceso.

 

Dice Scott Adams algo así (sin comillas porque es más o menos lo que dice):

 

Celebramos el triunfo.

 

Si una persona gana una medalla olímpica celebramos que lo haya logrado.

 

Nos parece una historia de éxito.

 

Y nos olvidamos que por cada uno que tuvo una medalla de oro, hay otros doscientos que no la tuvieron.

 

Que no llegaron a las Olimpiadas.

 

Que se lastimaron.

 

Que se quedaron en el camino.

 

Que no dieron el ancho.

 

¿Son perdedores por haberse quedado a la mitad?

 

Hay que tener poco corazón para decir que sí.

 

Y también poca inteligencia.

 

Porque no son perdedores.

 

Sucede que la probabilidad de ganar la medalla de oro es una y ya.

 

Uno gana, los demás no.

 

Y lo importante no es jugar y ganar.

 

Lo importante es nunca dejar de jugar y disfrutar los micro triunfos que eso nos deja.

 

Sistemas y no objetivos.

 

Tu primera venta puede ser un momento mucho más glorioso que el primer millón.

 

Diseñar tu logo con colores que no cuadran.

 

Montarte solo un sitio web feo.

 

Logros.

 

Todos ellos.

 

Disfrútalos, porque son la verdadera razón de hacer lo que quieres hacer.

 

El dinero llega… y si no llega, lo vas a buscar en otro lugar, porque tienes que sobrevivir.

 

Las cosas buenas no vienen del éxito.

 

Las cosas buenas son el proceso.

Lo más reciente…

No pasa nada.

Mira, me sucede algo curioso con los europeos.
 
De hecho, para contarte esto, necesito contarte antes algo más.
 
Durante mi vida me ha sucedido en tres ocasiones ya, que mujeres de las que me he enamorado se han terminado enamorando de un italiano.

leer más

Recibe un relato gratuito como éste todos los días y mejora tus habilidades de persuasión, copywriting y marketing digital.

Al hacer clic en «Quiero suscribirme» das tu consentimiento para que te mande un mail todos los días. Siempre cerraré ofreciéndote comprar algo de lo que hago, porque me gusta vivir tranquilo. Te lo digo ahora, para que si recibir mails diario o ser cliente potencial supone una molestia para ti, mejor lo consideres.